Proyecto Coral



Proyecto Coral
Proyecto Coral
Proyecto Coral
Proyecto Coral
Proyecto Coral

Con respaldo del INBA se ha formado un coro regional integrado por 150 niños y jóvenes de las comunidades rurales.

A mediados del 2012, Fundación Valle La Paz inició el proyecto coral en cuatro comunidades rurales de Valle de Bravo (El Manzano, Mesa Rica, San José Potrerillos y San Agustín La Huerta).

El canto coral es una de las formas más accesibles, naturales y a la vez intensas de hacer música; reconocer a nuestro cuerpo como un instrumento nos permite compartir nuestra capacidad creativa; nos permite ser parte de algo más grande que nosotros como individuos, nos permite ser parte activa de una comunidad. El principio de unidad entre los individuos se basa en el sentido de pertenencia y éste a la vez genera el respeto necesario para formar un equipo.

La voz es lo único capaz de articular todo esto, ceder la palabra es reconocer la identidad de otro, es otorgar respeto, es participar y pertenecer. Nuestros chicos están aprendiendo que su sentido de pertenencia es importante porque ellos son muy importantes, que su participación es relevante porque ellos son personas , que su voz es tan importante que nos detenemos a escucharla, y que lo seguiremos haciendo mientras ellos tengan algo que decir; que a su lado está su equipo y que ese equipo confía en ellos, tanto como nosotros lo hacemos; de esta manera hoy les decimos que son importantes, porque se respetan y nos muestran cómo hacerlo, porque al respetarse entre sí son una comunidad, porque al ser una comunidad cantan, porque al cantar nos muestran su voz y producen en nosotros el gusto de escucharlos.

La música vocal se convierte en un vehículo de superación y de cohesión social al articular la integración y participación de los miembros de una comunidad.

El propósito es generar un ámbito de trabajo artístico dentro de un espacio de libertad, creatividad y respeto que permita a los niños obtener la confianza necesaria para su sano desenvolvimiento en toma de decisiones, trabajo en equipo y responsabilidad. Las clases se imparten con maestros de CONACULTA los días jueves y viernes, en un recorrido que se realiza de 9 a 14 horas dentro de las cuatro comunidades. Trabajando con alumnos que van de 3º de primaria a 3º de secundaria se ha integrado un taller coral que agrupa alrededor de 150 niños.

Así, se sientan las bases para fomentar una cultura artística que nutra anímica y espiritualmente, y permita el desarrollo integral de niños y jóvenes en comunidades altamente marginadas, que albergan tristeza y desesperanza.

Cuando la salud está ausente, la sabiduría no puede revelarse, el arte no se manifiesta, la fuerza no lucha, el bienestar es inútil y la inteligencia no tiene aplicación.

Herófilo de Cos (382-322 a. C.)